12 feb. 2012

Me dices...

Un poema que escribí hace un tiempo. Espero que lo disfrutéis.

Me dices que no te espere, que no te mire,
que mis ojos son dos agujas que te hacen enrojecer.
Sonríes y con un gesto te despides,
que el roce indigno de nuestras manos se hacen querer.

Me dices que este juego debe acabar,
que no aguantas ese malestar de envenenadas mariposas.
No crees que mis palabras sean de verdad,
que soy tercero en discordia, las espinas de un ramo de rosas.

Me dices que no coseche esperanzas ciegas,
que recogeré sabanas secas por el sol marchito de abril.
Blasfemo por la inútil sombra que espera
y me dice que me duerma, que repose, que todo acaba aquí.

Pero me dices que no me aleje.
que no corte los hilos de plata que nos atan, aunque nos pese.
Mi media sonrisa sentencia como guadaña al trigo,
que, sin tiempo ni espacio, las roza y luego... desaparece.


Saludos mutantes desde Genosha

1 comentario:

Anónimo dijo...

no te alejes.