2 mar. 2012

Cruce de miradas

un soneto de mi puño y letra.

Y sacaré alboradas de mi chistera

para iluminar la rueca en mis adentros

que gira cansada, casi sin aliento

a causa de tus miradas indiscretas.


Mas el aire se estanca en mis pulmones

con el venir del ocaso de tus ojos,

y poso los míos en tus labios rojos

y el recuerdo me hace presa de ilusiones.


Suyas serán mis estrofas más preciadas,

las posaré en silencio tras su jergón

para que oscilen por la lóbrega alcoba.


Seré fiel guía, su lucero del alba.

Pero al despertar solo seré mención,

un corazón de mimbre que añora.


Saludos mutantes desde Genosha