22 sept. 2010

día tras día

Hace unos días publiqué el tema de extremoduro dulce introducción al caos, y eso me hizo recordar que hacía tiempo que no escribía un poema. Bueno, pues he quitado el polvo a mis viejos documentos guardados de poemas varios y he escrito unos cuantos versos después de mucho tiempo. Se nota que he perdido la práctica, pero aún así quiero ilustraros con este nuevo poema.
Se llama día tras día.

Y noto de nuevo las horas transcurrir

mientras mi piel se enfría.

Las clavijas del reloj giran y giran

para desnudar las horas que me acosan

día tras día.


Blanca queda la espesura de tu piel

tras eyacular por la excitación refleja

en mis jadeos constantes en tu oreja.

Y desnudo las horas que me acosan

día tras día.


Enfermo mi pesar por esperar

una última oportunidad para saciar

la sed que tengo desde que me marché.

Y espero a que se desnuden las horas

día tras día.


Seduzco a mis propias mentiras

cuando me quedo solo y espero sin prisa

a que mi lamento calme como la cercana brisa.

Y me tiro a las pulcras horas que me miran

día tras día.


Ebrio, escribo mis memorias mientras

me embriagan los gritos de la callejuelas,

mientras me insulta la luna por no

abandonarme a las putas horas que se ríen

día tras día.


Acabo llorando mojado por la lluvia

que me acosa sin descanso.

me abrazas con locura.

Aun Veo las horas.

Día tras día.


Saludos mutantes desde Genosha

No hay comentarios: